21 de octubre de 2011

Si tu me dices ven, yo lo dejo todo.


Hay escritos en tu alma secretos que guarda el viento, besos de otras bocas y promesas que nunca llegaron a ver el amanecer del tercer domingo de octubre. Sábados noche que no suelen acabar bien y miradas que se contagian de vodka. Sabemos que no seremos los mismos después de esta noche en la que la música no va al ritmo de lo nuestro.

Aquella noche el cielo lloró por mi, aquella noche las simples emociones se convirtieron en lo más importante para nosotros. Y aún así la noche cayó sobre mi y me inudó con su frío y tu recuerdo.  
Y aunque la manada de mentiras me arrancaba el alma, yo seguía pensando en ti.

El limite del cielo.

2 comentarios:

Ningún gramo que no sea tu cuerpo dijo...

Me gusta tu blog :) Bonita entrada, pasate http://ningungramoquenoseadetucuerpo.blogspot.com/

antius dijo...

Tu blog está muy bien, engancha,
escribes de una manera, diferente, y me gusta! un beso(: